Páginas vistas en total

jueves, 10 de febrero de 2011

Zapatero, ¡a mis zapatos!

Queridos todos, no, no le estoy dando órdenes a nuestro presidente para que destine una parte de los fondos reservados a financiar mis zapatos, aunque debería... El tema viene porque he descubierto al posiblemente mejor zapatero de la capital y os lo quiero contar. ¿No os parece muy importante? ¡A mi sí! No es una trivialidad tener un buen zapatero, es una necesidad. Pensad que es como el médico de cabecera de vuestros zapatos, bolsos, cinturones... y eso no es cualquier cosa.
Recomendado por la boutique de Jimmy Choo, acudí a "Don Remendón" a pedirle que obrara el milagro de la curación sobre unos zapatos que padecían el mal del tacón roto. Y aunque yo misma llevaba el tratamiento a aplicar, efectivamente la operación tenía sus riesgos como después se confirmó. Pero ¡voilá! Había otro camino para llegar a la solución y evitar el desahucio de mis pequeños amigos.

"NO LOS ABANDONES, ELLOS NUNCA LO HARÍAN"

Volvamos al zapatero. Os tengo que decir, que acerté y que incluso el resultado ha superado mis expectativas.  No es un zapatero al uso de las franquicias que se han extendido por territorio nacional. Sin quitarles méritos a éstas, tengo que decir que mi zapatero es como los de antes, que te solucionan todo y lo hacen con un cuidado exiquisito.
Antonio, quien lo regenta, te atiende amable y profesionalmente, te cuenta que por allí pasan desde la vecina de al lado a un buen puñado de actrices y celebrities patrias que le confían sus zapatos más queridos y que se resisten a tirar ante la primera adversidad.
Al entrar, os sorprenderá ver un montoncito de preciosos zapatos de firma convalecientes, esperando a ser atendidos o recibiendo ya los primeros auxilios.

Así que, si tenéis un par de zapatos que adoráis pero que no os podéis poner por cualquier causa, (os quedan pequeños, os quedan grandes, se les rompió el tacón, están tristes, etc...) éste es el hospital al que los tenéis que llevar. Eso sí, tened en cuenta que no lo cubre la Seguridad Social, lo cuál me parece sencillamente ¡terrible!

"Don Remendón"
c/ Rafael Juan y Seva, 3, Local.
28028 Madrid.
Horario de 16.00 a 21.00.

Siento no poder daros una dirección como esta para cada ciudad del país, pero si preguntáis en vuestra zapatería fetiche, seguro que os darán la pista para encontrarlo.
¡Besos y hasta la próxima semana!

Sylvie Tartán.

8 comentarios:

  1. Te echaremos de menos el resto de semana...

    ResponderEliminar
  2. Querida Sylvie. Me gustan las ironías de tu blog. Yo, de todos modos, para los zapatos prefiero comparlos y cuando se desgastan tirarlos. Exquisito que es uno.

    ResponderEliminar
  3. ¡Dichoso tú! Yo si ya no se pueden poner, también los tiro, pero si han tenido un accidente y no han fallecido, intento curarlos.
    Gracias por tu comentario! Y gracia a anónimo, yo también os echaré de menos, snif.

    ResponderEliminar
  4. Hola a todos,ya me gustaría poder hacer como Capitán América...Me consuelo diciendo:Cuanto más gastaditos,más seguritos.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por esta entrada,me viene de perilla...Arreglaré mis ancianos"chaneles".Espero que superen la cirujía y vivan otra temporada.

    ResponderEliminar
  6. la verdad..con la crisis ..mejor curar que tirar.
    Yo como soy de las que tratan de arreglar todo..todo y todo,pues como que me encanta este taller :D
    un beso guapa!

    ResponderEliminar
  7. Qué genial confidencia!!!!!

    Yo tiendo a tirar y renovar, pero porque cada vez quedan menos profesionales artesanos. La verdad es que cuando tienes unos "it-zapatos" que te encantan, es un fastidio renunciar a ellos por el exceso de uso.

    ResponderEliminar
  8. Pues nada chicas, ya sabéis, quien tiene un buen zapatero, tiene un tesoro. ¡Besitos!

    ResponderEliminar