Páginas vistas en total

jueves, 28 de abril de 2011

Cómo comer sano después de los excesos vacacionales.

Queridos amigos, no sé vosotros, pero la que os escribe ha regresado de las vacaciones con algún kilito de más como corresponde al "dolce far niente". Desayunos fuera de casa, comilonas, cenonas... acompañadas de cerveza, vino y copas hasta para levantarme de la cama. Por "suerte", ésto sólo pasa durante treinta días al año, con lo cual definitivamente he llegado a la conclusión de que las leyes del Estado junto con las normas internas de las empresas privadas son totalmente protectoras y el hecho de que sólo nos den un mes de asueto, significa que velan como una madre por nuestra salud y por nuestro bien. ¡¡Gracias!! (Como siga así, un día abordaré los beneficios de tener una inspección de Hacienda...)
Café y cócteles en el emblemático Gran Hotel de La Toja, www.granhotellatoja.com.

Combinados de ginebra en La Nao, puerto deportivo de Combarro.
Y en este regreso al trabajo en el que, aparte de divagar sobre si cortarme las venas o dejármelas largas, estoy pensando en cómo puedo compensar todos estos excesos sin ningún esfuerzo. Seguro que vosotros también habéis cometido algún que otro pecadillo ¿no? Así que vamos a ver por dónde podemos empezar a recuperarnos hasta el próximo envite.
Aparte de que tenéis que hacer algo de deporte (yo con el blog, no tengo tiempo, de verdad), hay que alimentarse bien. Dejar a un lado las fritangas y las grasazas y darle la bienvenida a los alimentos sanos y con todas sus vitaminas. Y para eso, en Madrid, tenemos el lugar ideal desde hace poco tiempo, el restaurante Crucina, el primer restaurante de cocina crudivegana de Europa, a cuya inauguración nos han invitado y hemos tenido el gusto de asistir.



Regentado por la española María Rodríguez de Vera y el griego Yorgos Ioannidis (en la foto de abajo conmigo), este local nos ofrece un nuevo concepto de cocina en el barrio de Malasaña que está causando furor mediático y cosechando éxitos a pesar de su temprana edad. Y os estaréis preguntando, ¿qué es esto de la cocina crudivegana? En esta pequeña entrevista que le hicimos a María, aclararemos todas nuestras dudas y estoy segura de que vosotros os animaréis a probar y yo, a repetir.


1. Crudívoro y vegano, ¿es lo mismo? ¿en qué consiste exactamente?
 Crudivorismo es no cocinar los alimentos, por encima de los 41 grados. Vegano es no tomar ningún alimento de origen animal (ni huevos ni lácteos. Algunos incluyen aquí la miel, otros no: es un antiguo debate si la miel la producen las abejas o sólo la procesan). Así, los crudiveganos juntan las 2 cosas. Existe una rama del crudivorismo - o varias - que toma leche cruda o incluso carne y pescado crudo. En Crucina no usamos alimentos de origen animal.

Nos recibieron con un riquísimo cóctel Kiwi Martini.
 2. ¿Vuestro restaurante es el primero de Europa y/o de España con este tipo de cocina?
100% crudivegano y de estilo gourmet, más elaborado, sí. Tenemos noticia de otros restaurantes en Alemania y Reino Unido que tienen una carta cruda y otra cocinada. 

Unos adorables compañeros de fiesta.
3. ¿En que países tiene más éxito este tipo de alimentación? ¿Cómo es que en España no la conocíamos? 
Como alimentación se practica desde hace décadas en distintos sitios, desde EEUU a Centroeuropa. Como culinaria, es joven. Se inició a finales del siglo XX en California básicamente. Está llegando ahora a Europa y nosotros queremos contribuir a que se extienda y se enriquezca con recreaciones en crudo de platos típicamente europeos, de la cocina clásica española, francesa, italiana o griega, por ejemplo, y también con la creatividad europea aplicada a esta nueva culinaria, que pensamos, es la cocina del siglo XXI.

 4. Cada vez nos preocupamos más por nuestra alimentación, por cuidarnos y así prevenir enfermedades futuras, así que es una muy buena noticia saber qué un restaurante nos ofrece esta posibilidad. ¿Cómo conseguís darle ese toque tan sabroso a los platos, a pesar de estar poco cocinados?
Los alimentos sin aplicación de calor apenas retienen sus jugos, sus sabores quedan más puros. La clave está en la combinación de sabores, en el juego de texturas, en el uso de distintas sales, hierbas y especias, por ejemplo, para potenciar el sabor de una verdura o una fruta. 


  
5. ¿Iréis cambiando la carta según la temporada?
Sí, aproximadamente el 50-70% de la carta cambiará cada estación, porque los productos en sazón tienen el sabor adecuado en cada temporada. Mantendremos los "grandes éxitos" e iremos experimentando con platos "fuera de carta".  
Esto fue un verdadero manjar.
6.  ¿Qué le dirías a un carnívoro empedernido para animarle a que conozca vuestra cocina?
Crucina pretende divertir el paladar y aunar placer y salud. La mayoría de nuestros clientes no son vegetarianos. Buscan probar algo nuevo, comida vida, con una explosión de sabor y adición de superalimentos, como la lucuma, la chía, el lino o el cacao crudo.  

Una estupenda idea para copiar, sustituir los colines de pan por brócoli. La deliciosa salsa va a ser más difícil de imitar.
 Y yo que soy una carnívora vocacional, cualidad que solo abandoné durante las cuarenta y ocho horas siguientes al visionado de la película "Babe, el cerdito valiente", puedo deciros que voy a repetir. Me interesa muchísimo seguir investigando sobre lo sabores que nos puede ofrecer este tipo de cocina. Y les ruego a María y a Yorgos que, por favor, abran "Crucina II" cerca de mi casa para poder ir a desintoxicarme una vez a la semana.

Malabares en la fiesta.
Pero volvamos a la fiesta. Tuvimos más sorpresas. En concreto, el gusto de catar los aceites de oliva de la productora y exportadora, "I love aceite", ww.iloveaceite.com y también el placer de conversar con su simpático propietario,  Fernando R. Ortega, www.fernandortega.com, a quien ya conocía de otro evento. Y es que este oro líquido lleva produciéndose en la provincia de Jaen desde el año 1954, nada más y nada menos, así que es una suerte siempre poder degustarlo.

Con Fernando aprendimos esa noche que antes de catar un aceite hay que oler tomate. Sí, como lo oís. ¿Veis la copa con trocitos de tomate en la foto de abajo? Pues antes de hacer una oleo-cata, tenemos que aspirar sus aromas para potenciar determinados elementos organolépticos presentes en el picual, que es la variedad más importante de oliva del mundo, y poder apreciar así, plenamente, las características sensoriales del aceite.
 Pero no quedó ahí la cosa. También conocimos a una encantadora parejita y hablando descubrimos que ella, Ainara Herrán, es una de las propietarias junto con Corina Bolla, de BIO CUISINE, http://biocuisinemadrid.com, una empresa de cátering ecológico y consulting para organización de eventos, protocolo... que además organiza cursos de cocina vegetariana, macrobiótica e italiana vegetariana que incluso diseñan a tu gusto y según tus necesidades. 

Me encantó el look colorido de Ainara y su pareja.
Así que hemos conocido otra opción gourmet para cuidarse. Se acabaron las tristes y anémicas lechugas que llevan viviendo en nuestra nevera más de lo debido y los consabidos y aburridos canapés mixtos.
Si queréis hacer una fiesta o celebración realmente original, sabrosona, sana, sin engordes innecesarios, respetuosa con el medio ambiente (una moda inteligente que esperamos perdure) y totalmente glamourosa, apuntad el teléfono de este cátering porque es una dirección muy a tener en cuenta. Os dejo pruebas documentales de ello, concretamente de un lunch que organizaron para la presentación de un libro sobre tratamientos ayurvédicos en la Fnac. 


Fotos de Gastronomiaverde para Thefoodbooks.
Un breve apunte para los amigos. En mi próxima fiesta, venid con el jamón comido de casa (como normalmente hacéis)  porque quiero unirme al eco-chic y sobre todo invitaros a experimentar con nuevos y sanos sabores. Desde luego, ¡nunca aprendí tantas cosas nuevas en una fiesta!
Y nada más, me despido después de daros estas pequeñas lecciones de cómo alimentarse de manera sana, comiédome un bocadillo de chorizo casero acompañado de un riojita, que también es muy saludable.
Como siempre, os dejo las direcciones de los lugares que hoy os recomiendo, ¡no las olvidéis!
Los que no vivís en Madrid, ya tenéis otra buena excusa para hacernos una visita.

CRUCINA
C/ Divino Pastor, 30.
Madrid
www.facebook.com/crucina
Teléfono para reservas: 91 445 33 64.

I LOVE ACEITE
info@iloveaceite.com
www.iloveaceite.com
902 737070

BIO CUISINE
http://biocuisinemadrid.com
biocuisinemadrid@gmail.com
678 700 925 / 610 057 433

¡¡Besitos y muy feliz fin de semana!!

Sylvie Tartán.

lunes, 25 de abril de 2011

La bicoca winner de abril.

Queridos amigos, recién llegada de las vacaciones y con un montón de equipaje: depresión post-vacacional, toneladas de trabajo, nuevos proyectos, maravillosos recuerdos... regreso a vosotros en la medida de lo posible. ¡Sed condescendientes conmigo, por favor! Voy a tardar bastante en ponerme al día.

Playa de Pragueira, ayer, con el Archipiélado de Ons al fondo, en Pontevedra.
Así que, por el momento y antes de que asistamos al funeral del presente mes, al pobre sólo le quedan cinco días, os comunico la bicoca winner elegida. Ya sabéis, ¡algo muy mono y muy bien de precio! Sobre todo ahora que venimos de las vacaciones "peladitos" como gambas sin gabardina y en coktail. 
Nuestro monito "bicoca winner", ¡todo un símbolo!
Y para que todos los lectores en el sentido tradicional y ya olvidado del término (lectores/as) estén contentos, hemos optado por una prenda unisex, una camiseta apta para todos los bolsillos y para casi todos los públicos, que además enlaza estupendamente con la anterior entrada.
¿Intrigados?
Os lo desvelo. La bicoca winner es...
...¡la Snoopilot!
Ideal para viajar y tirar de ella si falla el piloto, el copiloto, el piloto automático y los rezos, esta camiseta con Snoopy en versión aviador, aspecto desgastado, 100% algodón y fabricada por nuestros vecinos de Portugal, la podéis comprar a lo largo y ancho del territorio nacional y en gran parte del territorio internacional, ya que se vende en Springfield, tanto "on line" http://spf.com/, como en sus tiendas, por el P.V.P. de 19,95 euros. 
Hay más modelos de nuestro queridísimo Snoopy, un entrañable personaje creado, nada más y nada menos, que en el año 1950 por Charles Schulz. Adoramos a este perrito porque crecimos leyendo las tiras cómicas que protagonizaba y jurando por él.

¿Sabíais que la NASA otorga el Premio Snoopy entre sus empleados? Se llama el Silver Snoopy Award y se concede a los que mejores logros han conseguido para la seguridad o el éxito de una misión. Su símbolo, un Snoopy vestido de astronauta. El premio consiste en un diploma y en un pin de plata que ha viajado al espacio, indicando en qué misión ha participado en un certificado aparte. ¿No es una monada?





Sí, Snoopy, sigues en el "candelabro" y te seguimos adorando.
Te creo, Sylvie.
Si a los chicos no os gusta el rosa, hay otros modelos en otros colores, exactamente igual de ideales. Eso sí, a las chicas, advertencia, ¡ésta sólo en talla XXL! Pero tenéis otros modelos de nuestro personaje favorito en tallas pequeñas. Yo, desde luego, me quedo con la que aquí os muestro.
¡Muchos besos y suerte en vuestro regreso vacacional! Particularmente la voy a necesitar.

Sylvie Tartán.

jueves, 14 de abril de 2011

Cómo comportarse en el avión y en el aeropuerto. ¡Abrochénse los cinturones que vienen turbulencias!

Queridos amigos, hoy abordaremos el difícil tema del protocolo en aeropuertos y aviones. Dos de los magníficos lugares donde más y mejor podemos perder el decoro. Y es que las terminales aeroportuarias, especialmente las internacionales, son como Corea del Norte, un punto negro en el mapa ajeno al resto del mundo en lo que se refiere, en este caso, al buen vestir y las buenas maneras. Una isla llamada "aquí todo vale". Y es que, queridos amigos, parafraseando a mi nexus favorito de la película "Blade Runner", en los aeropuertos he visto cosas que vosotros no creeríais. Paraíso de los looks imposibles, del sálvese quien pueda y de la tribu de los pies descalzos, allí se mezclan culturas, educación, clases sociales, vestimentas... todo aderezado con estrictos controles de seguridad, multitud de normas, prohibiciones, prisas y tensiones varias. Apetecible, ¿verdad?
Capitán Felix. www.everystockphoto.com/
Y es que, a la hora de vestirnos para viajar, tenemos que tener en cuenta, no sólo desde donde despegamos sino, dónde vamos a aterrizar, que por cierto, seguro que no es una playa, ya que en la arena, según he consultado a nuestro querido sindicato de pilotos, el tren de aterrizaje no agarra muy bien, así que chanclas, ¡descartadas en cualquier lugar del globo terráqueo en el que tomemos tierra!

Chanclas prohibidas fuera de una playa o piscina.
Y yo no sé si es que nos gusta evidenciar el lugar de donde venimos para alardear un poco de nuestros viajes o es que nos ha dado un aire donde no debía y nos hemos quedado trastornados después del periplo viajero. Y así, si he ido a Hawái, pues me calzo un collar de flores aunque estén ya mustias del viaje, si he estado escalando el K2, me cuelgo un piolet del bolsillo, si he estado esquiando en Gstaad, mi gorrito de nieve con pompón incluido no me lo quitan ni aunque estemos a 45º y si vengo de México, mi sombrero tradicional de un metro de diámetro en la cabeza es un hit imprescindible.
Discreción amigos y menos disfraces, que para eso, ya tenemos el Carnaval y las fotografías con las que martirizaremos a familia y seres queridos los próximos días. No cuesta nada esperar.


www.everystockphoto.com/
Aclarado un poco el tema de la indumentaria, vamos con las buenas maneras.
Al llegar a la terminal, si tenemos que facturar, nos introducimos en la primera cola. Por supuesto, yo, de toda la vida, tengo la costumbre de coger la más lenta. Me explico. Aunque sea la más rápida, en cuanto me incorporo a ella, aquello no avanza ni a tiros. Y sí, a veces he deseado que falleciera repentinamente quien está dando problemas con su equipaje, lo reconozco, pero lo cierto es que debemos controlarnos y no ponernos de mal humor. Sabemos que esta cola existe y está ahí. Y lo sabíamos antes de llegar al aeropuerto, así que no se me enfaden y conserven la alegría que, presumo, traían de casa.
www.everystockphoto.com/
Con la maletita facturada y la sonrisa en la boca, nos acercaremos a nuestra segunda cola. La de entrada a la zona de control. Aquí ya podemos empezar a sufrir los primeros empujones de los que dicen llevar mucha prisa y que van a perder el avión. Enseñamos nuestra tarjeta de embarque, y accedemos a zona sagrada. Y pasamos a la tercera cola, la que se forma para coger las bandejas, ¡mi favorita! ¡Comienza el espectáculo! En la zona de striptease propiamente dicho, tenemos que deshacernos de nuestros pudores y aparte, del cinturón, chaqueta, zapatos... No se enfaden con los que allí trabajan. Sólo cumplen normas y es por nuestro bien.
Un truco para esta zona es, o bien llevar una coreografía aprendida o bien, vestir un "uniforme de viaje" infalible, con el que no tengas que quitarte nada. Yo me suelo inclinar por esta última opción porque no estoy muy entrenada en el baile.

www.cartelespeliculas.com
En cuanto a los pies, ya sabéis lo que pienso. Que te obliguen a quitarte los zapatos es una de las humillaciones públicas más terribles, pero todavía puede ser peor. Ponerse las podo-bolsitas sustitutivas de los zapatos. ¡Eso, jamás! Prefiero coger un papiloma, y sé de lo que hablo, antes que calzarme unas bolsas en los pies. Pero eso ya es a escoger. Una de las ventajas del aeropuerto, es que normalmente puedes elegir el tipo de tortura o humillación. Eso sí, no te vas sin la tuya, chatín, así que nada de aires de "yo tengo un jet privado pero es que hoy tenía el día libre el piloto" porque no cuela. Ahí estamos todos y todos sufriremos.

En la T4 de Madrid, con mi uniforme, bailarinas Chanel, pantalón capri, sin cinturón, de Benetton y chaqueta Phillip Lim.
Cuidado con lo que ponemos en la maleta. Puede ser que te la hagan abrir, así que por favor, orden y limpieza. La ropa que tengamos sucia, mejor en una bolsita aparte. No hagamos al empleado tener que manosear nuestra futura colada, antes de ser metida en la lavadora.
En cuanto a la posible auscultación, si la maquina de control emite el pitido de rigor, yo aquí abogo por un pequeño cambio. ¿Por qué no nos dan a elegir si preferimos que nos toquetee una mujer o un hombre? Particularmente prefiero a los últimos, pero nunca me han dado a escoger. Y ya que vas a tener con esa persona una relación íntima, aunque sea muy breve, al menos debería permitirse poder escoger el sexo de tu pareja. Ahí queda eso, a ver si alguien recoge el guante...


Pasada la vejación de descalzarse y medio desnudarse en público y luego tener que revestirte, con un portátil abierto en la mano, un cinturón en el cuello, y una chaqueta en la cabeza, nos dirigimos a la puerta de embarque si ya está asignada.  Y hacemos nuestra cuarta cola sin perder la sonrisa. Subimos al avión, con ya cierta esperanza de que por fin, abandonaremos el aeropuerto, en un plazo más o menos breve de tiempo. Hemos cumplido con todas las humillaciones, y ya, satisfechos, entramos en la nave. Y ahora empieza la lotería de quien te toca al lado y nunca mejor dicho. Los que lleváis mochila, por favor, daos cuenta de su volumen en tres dimensiones, y no os giréis alegremente, porque nos la metéis en la cara a los infelices que hemos ocupado nuestros asientos de pasillo.  Los que os sentáis detrás, os comento. Cuando te tirán del pelo, ¡duele! Así que cuando os vayáis a sentar, cuidadito con las melenas de los que estamos en el asiento delantero. A veces pienso que el avión produce una especie de amnesia que borra nuestros recuedos de las cosas más básicas.
En el aeropuerto de La Coruña con total look Uterqüe y complementos Jimmy Choo e YSL.
Resumiendo, sonrisas, buen humor, tranquilidad... No os olvidéis de que nos juntamos un buen puñado de personas y sin ser siquiera presentados, nos introducimos todos en un aparatito metálico cerrado herméticamente que se echa a volar cientos o miles de millas.  Sed amables con la persona de al lado, que a lo mejor tenéis que morir abrazados a ella, ¿no lo habéis pensado nunca? ¡Yo, siempre!


Sobrevolando England.

Y nada más queridos amigos, espero haberos ayudado a que estas vacaciones tengáis un viaje más confortable y se lo hagáis también más cómodo a los demás. Y no vayáis con el tiempo justo, que de ahí vienen muchas tensiones.
Por supuesto, volveremos a este tema en algún momento, ya que me he dejado muchísimas cosas en el tintero.
 ¡¡Muy feliz Semana Santa!! ¡Y muy feliz fin de semana a los que seguiremos levantando el país unos días más!
¡Besos grandes!

Sylvie Tartán.

lunes, 11 de abril de 2011

Chicos, ¡por fin tenéis el protagonismo! Dadle las gracias a COOL CORNER.

Queridos amigos, disfrutando todavía de un espléndido fin de semana largo en Galicia, comenzamos la semana con el Purgatorio calentito: direcciones nuevas, pecados veniales, eventos y también instrucciones sobre cómo vestirnos y comportarnos en determinadas circunstancias. Estos son algunos de los temas que abordaremos a lo largo de los próximos días.
Un buen presagio, hoy hemos avistado un grupo de delfines. ¡¡Bienvenidos a esta nueva semana, queridos lectores!!

Aunque parece un misil flotante, es un cetáceo nadando frente a la Isla de Tambo.
Envuelta en este halo de "good vibrations" como dice la canción de los Beach Boys, www.youtube.com/watch?v=nC2gZMNkyJo, quiero transmitiros parte de la Fortuna y descubriros una de mis direcciones secretas, una marca que lleva poco más de un mes en la trinchera y que ya está ganando batallas e invadiendo, pacíficamente por supuesto, una importante parte del territorio nacional de la moda.
¿Creíais que todo estaba inventado? ¡Pues no! Así me lo han hecho saber los chicos de COOL CORNER, www.cool-corner.com, un nuevo concepto de moda que mezcla el "Lowxury" (lujo asequible), el estilo british, la venta por internet y la venta tradicional en tienda.  Todo ello mezclado, no agitado y con una guinda de divertido esnobismo, conforma esta joven, pero ya asentada, marca.


Sus fundadores, provenientes del mundo de la empresa, el marketing y la moda, la han creado para demostrarnos que sí se puede ofrecer lujo con productos de gran calidad, a buen precio y con un aire fresco y joven que cada temporada se irá renovando e irá ampliando la oferta. Todo fabricado en España y alguna cosita en Inglaterra.

Pillados in fraganti por mi personal paparrazzi los chicos de Cool Corner y yo.
Y con otra ventaja añadida, ya que Cool Corner, no sólo se vende on-line, sino también, en diferentes tiendas, que han escogido, y seguirán escogiendo, minuciosamente por razón de su situación, de su público y de las marcas que allí se venden para complementarse con ellas. Así, el cliente que lo desee, podrá probar y tocar antes de comprar. Como nos ha dicho Gonzalo de Anta, uno de sus socios, "para llevar lo virtual a lo tangible".
Ya podemos disfrutar de estos coners en Madrid, pero prometen ir expandiéndose a otras ciudades como Barcelona, Sevilla o Valencia.


Pero, ¿qué nos vamos a encontrar en estos rinconcitos tan cool?
Prendas y complementos de gran colorido, con el pedigrí que otorga el "made in Spain" y la elegancia de tintes británicos pero con un estilo desenfadado. Y por si esto os parece poco, además ¡un plus! Si tenéis, por cualquier causa, una talla especial en camisas o zapatos, aquí lo que no tendréis son problemas, ya que os los harán a medida. ¿No es genial?

Un montón de polos de otro montón de colores.
Pero si todavía no os he convencido, sacaré la artillería pesada, así que, ahí van unas cuantas muestras del buen hacer de esta marca y que a mi, particularmente, me han enamorado.
Empezaremos por sus bolsas de viaje, ideales para escapadas chic de fin de semana. Ésta de color rojo a mi y a mi coche, (que ya le he consultado, ya sabéis que es muy suyo y no admite cualquier cosa), ¡nos encanta!


Y centrándonos más en vosotros, ahora que se llevan tanto los trenzados, os sugiero alguno de sus cinturones. Los hay en varios colores, mi favorito, éste:
Pero siempre, siempre, por donde tenéis que empezar a cuidar vuestro look es por los pies, o sea, por los zapatos. Los de Cool Corner son manufacturados, ideales y de calidad extrema. Nos cuentan que ya tienen clientes adictos a ellos. Además los tenéis de diferentes estilos. A mi me encantan los más clásicos, pero ya sabéis que soy un poco carca. Si sois más trendy, también encontraréis aquí vuestro par. 

Para los más clásicos...


... y para los más modernillos.
¿Y por qué no emular a Chuck Bass, uno de los protagonistas de la serie Gossip Girl y empezar a usar tirantes? Ese complemento tan poco habitual y tan de Wall Street o de La City londinense, es para mi, lo que nuestros ligueros para vosotros. O sea, un complemento, súper sexy. ¡Animáos chicos!



En Cool Corner, también tenéis corbatas de seda, y en cuanto llegue el frío, prometen traerlas de lana para que vayáis bien abrigados. Me encantan éstas llenas de vespas que van a una velocidad muy superior a 110 Km/h con total impunidad, ¡bravo por ellas!


Y si lo que queréis es convertiros en auténticos gentleman pero sin perder ni un ápice de frescura y ganando elegancia, os sugerimos los "cool chalecos". Una prenda que desde El Purgatorio apoyamos porque nos encantan los hombres divertidos pero bien arregladitos. Los tenéis en varios estampados, lisos y con telas nuevas en cada temporada. ¡Y también para nosotras!






Pero aquí no queda la cosa, nos cuentan que entre sus ideas está crear unos "seasons corners", con productos de temporada según la estación. O sea, con trajes de baño en verano y con bufandas y guantes en invierno y espero que en primavera nos regalen un ramo de flores y en otoño una cestita con setas.
Bromas aparte, os dejo estos gemelos que se pueden poner en cualquier época del año ya que vivimos en un país costero y sabemos que las anclas sujetan a los barcos ya sea en el mes de enero o en el de agosto.
Las anclas no son sólo para el verano.
Y como os decía en el título, queridos lectores masculinos, aquí tenéis el protagonismo, sí, pero es que los fundadores de Cool Corner son unos caballeros y no han querido dejarnos a las damas, compuestas y sin nada, así que también se han dedicado a vestirnos. ¡Y lo celebramos!
Aquí hay bolsos de piel, camisas de algodón con los tapetes a cuadros como las masculinas, polos de infinidad de colores... Y en un plazo más o menos breve, también tendremos bailarinas y zapatos tipo mocasín, que tanto se llevan.



Y nada más, queridos amigos. Espero que os hayáis hecho una buena idea de los que nos ofrece esta marca y en qué se distingue del resto. Os invito a daros un paseo por la web para contrastar precios y calidades, si no vivís en Madrid. Si no, corriendo os quiero ver hacia algún Cool Corner, cuyas direcciones os he puesto, como siempre, más abajo. Alguno habrá, seguro, cerca de vuestra casa o trabajo.

Gracias a Gonzalo, Jorge e Ignacio, los cools que amabilísimamente me atendieron para que os pudiera contar todo.
Como siempre, os dejo también la dirección virtual que hoy os recomiendo:
Y aquí, los espacios donde se ubican, a fecha de hoy, los rincones más cool de la capital.

KAUPE; C/ Profesor Waksman, 10 , 28036 Madrid
Teléfono: 91 458 34 79 (Zona Estadio Bernabéu).
www.kaupecomplementos.com

SASTRERÍA JESÚS LÓPEZ;  C/ Zurbano, 22, 28010 Madrid
Teléfono: 91 308 37 10 (Zona Chamberí).

SONIA TOLOSA-LATOUR; C/ Méndez Núñez, 9, 28014 Madrid
Teléfono: 91 523 35 18 (Zona Alfonso XII, detrás Hotel Ritz).
 www.soniatolosa-latour.com

NAÚTICA ONIEVA; C/ Joaquín María López, 59,  28015 Madrid
Teléfono: 91 543 96 82 (Zona Moncloa).
 www.nauticaonieva.com

¡Un gran beso y feliz semana!

Sylvie Tartán.