Páginas vistas en total

viernes, 4 de marzo de 2011

De inauguración y vinos en el Palace. ¿Se puede pedir más?

Queridos amigos, ¡hoy tengo motivos para estar contenta a rabiar! Me han invitado a la inauguración de una boutique de vinos, nada menos que ¡en el Palace! Por cortesía, también, de La Carta de Vinos y su aliado www.todovino.com y por deseo de una muy buena amiga, de las que no hay que perder nunca.
Bajo a mi garaje con un look  "mago de hoz" (estreno mis zapatos de Moschino con lazote rojo), me subo al coche y le comunico, feliz, la noticia. ¡Hoy nos vamos al Palace!


 "Por fin me llevas a un sitio con glamour" me dice, hastiado ya de ir al súper, al centro comercial, a la gasolinera y a otros lugares que ni a él ni a mi nos interesan demasiado pero a los que no tenemos más remedio que acudir, si queremos seguir funcionando.
"Por cierto, mis sensores detectan que estás subiendo de peso, ¿es así?" Pero..., ¿será grosero?  Le contraataco dándole donde más le duele: ¿Y tú sabes que el límite de velocidad lo han rebajado a 110 km/h? ¡He sido cruel! Se pone a lagrimear y me deja el parabrisas lleno de chorretes jabonosos. Los ocupantes de los coches de al lado nos miran. Le consuelo rápidamente, le digo que le llevaré al país donde le adopté, que allí dicen que hay un carril en el que podrá correr todo lo que quiera sin ningún límite. ¡Vuelve a ponerse contento! Con cierto cargo de conciencia, porque sé que es improbable que cumpla mi promesa, ponemos rumbo al Palace, cantando los dos a pleno pulmón, (el suyo de acero), "Faith" de George Michael.


Llegamos a este mítico hotel, un consulado del lujo de antaño que se adapta sin problemas a los nuevos tiempos. Nos atienden muy amablemente y nos ofrecen una copa de un vino exquisito, haciendo las presentaciones pertinentes. Allí me encuentro a Pascual Drake (pongo su apellido porque me encanta), a quien ya conocía de una vida profesional anterior y que ahora es el flamante director de comunicación de todo este proyecto y quien nos presenta a los encantadores Jordi y Elena, director general y  directora de marketing y desarrollo, respectivamente. Les pido que posen para El Purgatorio con sendos vinos. Uno de ellos el famoso Pingus que algún día quiero probar. Inalcanzable para mi ahora mismo, snif, y que Jordi coge sin pudor y con destreza como un padre maneja a su bebé. ¡Yo casi no me atrevo ni a tocarlo!


Pero no os austéis, en La Carta de Vinos, los hay de todos, todos, los precios. Eso sí, con una característica común, seleccionados con mimo, cariño y valorando enormemente su relación calidad precio como nos explica Elena. Allí podrás descubrir también caldos poco conocidos pero sorprendentes por su sabor. Y por supuesto, promocionando siempre al máximo el vino español. Que no me extrañaría que en China ya estuvieran fabricando un "Pringus" o algo similar.
Y para probar, en este lugar de excepción, una selección cuidada de vinos, el Palace nos ofrece un servicio por copas en su bar, con cuatro vinos blancos y cuatro tintos, que irán rotando para que nadie se canse.
 ¿Y qué tiene de especial? Aparte de lo obvio, o sea, el entorno, os explico. Supongo que casi todos conocéis las máquinas de café Nespresso. Bueno, pues esto es parecido. Pulsas un botoncito durante tres segundos y sale la cantidad justa del vino que has elegido, a una temperatura y en un estado de conservacion perfectos. ¿No os encantaría tenerla en casa? ¡A mi sí! Pero como no va a poder ser, tendré que hacer el "sacrificio" de venir por aquí de vez en cuando. 


Nos deleitaron con gloriosos canapés, con vinos, como os he dicho, excepcionales, y con muchas muchas sonrisas. Ya conocéis mi adicción por estas tres cosas. Y la velada terminó con un concierto de arpa. Ya sólo me faltaba a San Pedro dándome la bienvenida al Cielo. La verdad, con un botones diciéndome que mi habitación ya estaba preparada, me habría sentido igual.


Como siempre, os dejo las direcciones. No os preocupéis los que no vivís en Madrid. La Carta de Vinos existe en Sevilla y en Barcelona también. Os dejo este enlace con las direcciones exactas: www.lacartadevinos.com y si preferís comprar por internet, pero con asesoramiento de sumiller (literalmente), www.todovino.com. Eso sí, el Palace... ¡sólo en Madrid!
Y nada más, queridos míos. Adelantaros, simplemente, que la próxima semana será un honor para El Purgatorio recibir al joyero Isidoro Hernández, www.isidorohernandezjoyas.com/joyeria.htm. ¡Un invitado de excepción que os va a encandilar! Y como siempre, alguna que otra sorpresa.
¡Un beso muy grande y feliz fin de semana!

Sylvie Tartán

12 comentarios:

  1. Menos de la conversación con el coche...(nena, tienes que dejar de hablar con él, de verdad), doy fe de todo lo demás porque ¡¡yo también estuve en la inaguración!! Sin duda, merece la pena pasarse por un lugar como el bar del Palace a disfrutar de una buena copa de vino. Y si encima la compañía es buena, efectivamente del Palace al cielo.

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente, ¡hablo con él! Que me conteste... eso ya puede ser algo de ficción, o más bien, de ciencia ficción. ¡Besitos y mil gracias!

    ResponderEliminar
  3. Pues sí,efectivamente,esta chica tambien es de "buen beber".Yo hablo con el perro...y me contesta.Me "chifla"esta entrada.Enhorabuena Sylvie.

    ResponderEliminar
  4. nunca se me hubiera ocurrido ir de vinos al Palace. Iré y probaré la nespresso enológica. Gracias por la dirección.

    ResponderEliminar
  5. Hola Sylvie, apunto la dirección para mi fiesta glamurosa de verano, eso si con las botellas de siempre... Ya me apetece leer la entrada de Isidoro Hernandez. Me encanta! Buen fin de semana

    ResponderEliminar
  6. Que buena entrada. En vez de irte a tomar el aperitivo del sábado a un bar atestado de gente, en donde para pedir y sentarse es toda una odisea...te vas al Palace y degustas unos caldos estupendos en un ambiente sereno y refinado. Enhorabuena Sylvie!!!

    ResponderEliminar
  7. ah!
    yo también le hablo a mi coche...hay que tratarlos bien...que nos sacan de muchos apuros...yo digo que "hay que ser uno con el coche" así te evitas muchos problemas :D
    Bueno..acerca del vino...yo no soy muy bebedora de ninguna clase de alcohol,aunque me gusta si es un sorbito..la verdad mi pasión es la buena música....y el arpa..te hace sentir en otro mundo!
    gracias por la información Silvy! :D
    muack!

    ResponderEliminar
  8. Aquí no tenemos Palace,solo"polas".Cuentas todo con mucha gracia.Enhorabuena y gracias por hacernos reir,que es muy sano.

    ResponderEliminar
  9. ¡Muchísimas muchísimas gracias por vuestros comentarios! Y ya sabéis, siempre nos quedará El Palace... ¡Besos y feliz fin de semana!

    ResponderEliminar
  10. No pierdes comba Sylvie...Te manejas muy bien entre repostería,buenos platos y mejores caldos.Supongo que cocinarás como los ángeles.Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  11. Yo quisiera preguntarte una duda sobre la "nespresso enológica" (me ha encantado esta definición).

    No pierden sabor los vinos una vez abiertos en la máquina del Palace?

    Me encantaría probarlo.

    ResponderEliminar
  12. ¡Buenísima pregunta! Los vinos como sabéis, duran 24 horas en óptimas condiciones, una vez abiertos. Con esta máquina, dura hasta 20 días. Con el movimiento que tiene el Palace, no hay problema, ¡estarán siempre perfectos! ya que mucho antes, tendrán que reponer las botellas. ¡Gracias por tu comentario, besos!

    ResponderEliminar