Páginas vistas en total

miércoles, 30 de marzo de 2011

"América Fría" en la Juan March, "aperitivos templados" en Cazorla, "pasta caliente" en Boccondivino.

Queridos amigos, como parece que no salimos de las lluvias primaverales, al menos, vamos a disfrutar de las cosas buenas que nos traen. Paseando por la madrileña calle Núñez de Balboa, nos hemos encontrado un jardincito privado de camelias de un rosa flúor increíble. Ellas, muy distinguidas, han insistido en posar para El Purgatorio. ¡Y yo, encantada las he inmortalizado!

"¡¡Saludos a todos los lectores de Sylvie Tartán!!".
Como sabéis, Dumas en su obra "La Dama de las Camelias" y Coco Chanel que eligió esta flor como icono de la firma de la que fue fundadora, han puesto su grano de arena para que esta maravilla de la naturaleza  sea conocida y venerada.
¿Dónde la podéis encontrar en mayor cantidad y calidad? En Japón, aunque por desgracia, no es el momento de irse a este país (os animo a todos a ayudarles desde aquí) y en Galicia, especialmente en las Rías Bajas donde crecen tan preciosas camelias que ya existe una Ruta de las Camelias www.turgalicia.com, a través de pazos, castillos, parques y museos.
Y después de esta pequeña introducción primaveral, regresamos a Madrid y nos lanzamos de cabeza a la calle Castelló (¡que tenga agua, por Dios!) y de allí no nos vamos a mover en varias horas.
Aunque creo que no existe ninguna obra humana que supere la belleza de una flor, la primera escala la hacemos en la Fundación Juan March, www.march.es, en el número 77, que nos ofrece la exposición "América Fría. La abstracción geométrica en Latinoamérica (1934-1973)"

Chaqueta Max Azria con piel de mapache (lo siento por el animalillo, de verdad), falda Jil Sander,  botas Juan Antonio López, bolsito años 50 Le Swing
He quedado dentro con dos estupendas amigas que se me han adelantado y al entrar lo primero que pregunto, -yo, que me debo a mis lectores-, es si se pueden hacer fotos. "Está prohibido" me dicen. Y entonces es cuando me entran unas ganas locas de sacar la cámara y hacerle, así para empezar, una foto de primer plano a la señorita que me ha contestado. Pero me contengo, voy acompañada y no es plan de hacerle pasar a mis amigas un mal rato.
Más calmada, iniciamos nuestra travesía artística por Hispanoamérica. Una muestra de casi 300 piezas–algunas de ellas nunca vistas fuera de sus países de origen– de más de 60 artistas procedentes de Argentina, Brasil, Colombia, Cuba, Uruguay, Venezuela y México. Le exposición es divertida, llena de color (como no podía ser de otra manera), muy geométrica y optimista. Os dejo algunas de mis piezas favoritas:
Rhod Rothfuss (Uruguay). La obra es de 1948. Me recuerda a Roy Lichtenstein.
Rubem Valetim (Brasil).  La obra es de 1956-62. A una de mis amigas le recuerda a un campo de fútbol.
Tengo que haceros una confidencia. No, no tengo una foto en casa con una de estas obras, aunque me gustaría... Pero siempre que entro en un museo tengo instintos ladronzuelos. Sí, amigos. Empiezo a fijarme dónde están las cámaras, si hay guardias de seguridad, si podría correr con tacones, si me los tendría que quitar o si sería mejor salir, como si tal cosa, con la obra colgando del brazo y silbando una cancioncilla... ¡No puedo evitarlo! Pero no os asustéis, no lo haré, al menos, de momento. Me gustaría poder seguir escribiendo el blog desde casa y no desde una celdita gris y estrecha, aunque el uniforme de rayas ¡me encantaría!


Y llega la hora del aperitivo, que no es tan trascendental como el arte, pero sí igual de importante en nuestras vidas. Nos vamos a tomar unas cañas al restaurante Cazorla, www.grupocazorla.com, en el número 99. Las acompañan con una ensalada de alcachofas y gambas, cortesía de la casa. Una estupenda combinación porque las alcachofas, queridos amigos, son buenísimas para el hígado, para mantenerlo depuradito y limpio. ¡A mi me vienen estupendas!

Después hemos reservado en el restaurante, Boccondivino, en el número 81 y a escasos metros de la Fundación. Tras la ración de arte, necesitamos nuestra ración de comida. Y si puede ser italiana, mejor. ¡Ñam ñam, ragazze!

Eso sí, la reserva la hemos hecho a través de www.eltenedor.es, una web que te permite encontrar y reservar restaurante, según diversos parámetros. Pero lo mejor es que te puedes acoger a multitud de promociones. Nosotras hemos escogido la oferta del 50% de descuento sobre el precio de la carta.
Y comenzamos la sinfonía de platos, ¡todos deliciosos!
Crema de alcachofas (o están de moda o es que se ha extendido el rumor de mi "problemilla") y tartar de atún rojo como aperitivo gentileza del restaurante.



Pasta traída directamente de Cerdeña.
Divinos spaguetti Caio e Pepe,  al dente, con foie gras, pimienta negra, huevas secas y queso de cabra. Vosotros me olvidaréis, pequeños míos, pero yo os recordaré siempre.

Y de postre, tiramisú ayudado en la digestión por un sorbete de limón con grappa.


Salimos de allí felices y con nuestras respectivas panzas bien llenas y contentas, empezando a planificar qué haremos la próxima vez que quedemos. "Tenemos pendiente un spa", dice una de mis amigas con toda la razón. Mi pelo se empieza a encrespar nada más escuchar la palabra clave. Bueno, iremos de todas todas. Pero ahí, si que no habrá foto por decisión propia.
Y para terminar, os dejo como siempre las direcciones que hoy os recomiendo, todas de la calle Castelló de Madrid y a escasos pasos las unas de las otras. ¡Apto para vagos e indolentes!

Fundación Juan March. Exposición América Fría, hasta el 15 de mayo.
c/ Castelló, 77.
28006 Madrid.
Teléfono: 91 435 42 40.

Restaurante Cazorla.
c/ Castelló, 99.
28006 Madrid.
Teléfono: 91 562 71 94

Restaurante Boccondivino.
c/ Castelló, 81.
28006 Madrid.
Teléfono: 91 575 79 47

¡Besitos, bon appetite y feliz miércoles!

Sylvie Tartán.


8 comentarios:

  1. Menudas jornadas te pegas, guapa!Yo también he comido en Boccondivino y es una maravilla.
    Por cierto, "exijo" que haya foto del spa, jejeje :-)

    ResponderEliminar
  2. hummmm...¿se entra por la salida? ;D
    A mi el cuadrito también me recuerda un campo de futbol je je..eso si..muy colorido!
    Esa comida tiene un apecto delicioso....que envidia! :D

    ResponderEliminar
  3. Sylvie,ya no me das pena por tu "infracomida" laboral,te resarces los"findes".....No se de donde procede ese gen delincuente ja ja.....Gracias por acordarte de las maravillosas camelias.Besitos.

    ResponderEliminar
  4. Buenos días, no es justo que a estas horas nos pongas esos platos tan deliciosos.
    A mi tambien me encantan las camelias y si son de Chanel mucho más, ja, ja, ja... y respecto al spa, yo tambien me apunto, pero sin cámara.
    Besos y feliz día

    ResponderEliminar
  5. Hola Sylvie, me acabo de registrar en www.eltenedor.es. Gracias por la idea no lo conocía, eso si no quiero engordar ni un miligramo más

    ResponderEliminar
  6. Bueno, lo de la foto del spa, ¡quizás sea negociable! "El tenedor" es fantástico, sobre todo ahora que tenemos que ahorrar.
    ¡Sí! Se entraba por la salida y por la entrada indistintamente. ¡Se abrían las dos puertas!
    Las camelias son preciosas, tanto las de Chanel como las auténticas. ¡Yo me quedo con las naturales! Tú sabrás mamá, de dónde saco el gen delincuente... ¡Besos y gracias por los comentarios! Me voy a una degustación olfativa de perfumes.

    ResponderEliminar
  7. Creo que este blog...como el tabaco...perjudica gravemente...el bolsillo.¡Menudas bacanales gastronómicas!...¡Sylvie,que estamos en plena operación biquini!...

    ResponderEliminar
  8. ¡Que apetitoso todo!,tambien los cuadros y las flores.....Tengo el" buchecillo" lleno para poder ver tus entradas Sylvie, porque son LA TENTACIÓN..........

    ResponderEliminar