Páginas vistas en total

miércoles, 17 de julio de 2013

El Camino de Santiago con bolsito de Louis Vuitton y barra de labios "rouge". (Episodio I)

Queridos lectores, si hace unos días os mostrábamos el episodio piloto del Camino de Santiago, hoy toca el Episodio I y último de esta saga basada en dos jornadas de locura, desenfreno y más de 40º en un camino duro, árido y con asfalto a punta pala. He aquí el resto de la piedra filosofal y fotográfica de la experiencia.

Hablando de piedras, en los mojones hay verdaderas esculturas hechas por los peregrinos. Yo puse la mía.

Si mi bolsito de Louis Vuitton causó estupor, espero que el impacto de mis pulseras de Isidoro Hernández, Dior y López-Linares cause menor impacto, que no era para tanto.

Uno de los bonitos hórreos que encontramos.

Una imagen curiosa. No os puedo decir qué nos hizo perder el protagonismo para estos perros que giraron sus hocicos hacia la derecha. ¡Nosotras empezamos a correr! Y sí, era humano lo que venía.


Estas bayas "explosionan" y hacen un ruido curioso durante gran parte del Camino.

Este banco (privado) de una casa nos dio la vida. Afortunadamente sus dueños debían de estar disfrutando de una siesta. Nos daba igual que nos "pillaran". Era cuestión de vida o muerte.

Baldosín del puente de Pontecesures donde una amiga se dio una castaña, por cierto.

Sí, aquí acabaremos todos, no hay escapatoria. En el Camino hay recordatorios de este tipo continuamente.

Ovejita negra con la que me solidarizo a muerte. 

Esto sí es un descanso. En la Pulpería Rial de Padrón.

Pimientos de ídem y pulpiño galego.
Tartas de café y queso respectivamente. Todo de Rial. Aprovecho para comentar que los pimientos son de Padrón -que es un pueblo-, no del padrón -que es donde se censa a los habitantes de una población-, como ya he visto en algunos restaurantes fuera de Galicia.
Uno de los muchos viveros de Padrón.

Con las gallinas también me solidarizo. ¿Por qué tienen tan mala fama? Éstas están muy tranquilas a pesar de tener al gallo cerca.

Curiosa casa de estilo modernista.


¡Alucinando! Un restaurante de diseño en pleno Camino. "Cosas veredes".

En el hotel de Padrón, usando El Secador. O sea, los 40º de la calle, para secarme el pelo. Gracias mamá por la idea. ¡Funcionó a la perfección!

Señales del Camino y diente de león. Fui respetuosa. No soplé y aunque este tipo de flechas amarillas me incitaban a moverlas y cambiarlas de sentido, me contuve.

Si os gustan las hortensias, disfrutaréis de lo lindo. Las hay preciosas y de todos los colores, entre otras flores.


La casa más bonita que nos encontramos. De película.

Bonito silo coordinado con el cielo.

Muchas casas del Camino hacen alarde de ello y nosotras se lo agradecemos. Vamos por el Buen Camino.

Aunque veíamos espejismos, y no es broma, -el toldo de una obra nos parecía el de un carrito de helados y cosas así- éste resultó ser real. ¡Un supermercado!

Adorno dejado por un peregrino.

Casa como de atrezzo


Nuestro desayuno reparador. El cruasán era tamaño camión. Uno para las dos fue suficiente.

¡La casa de Rosalía de Castro! Emocionante.

Detalle del jardín.

Os vais a encontrar muchas vías y pasos a nivel para atravesar.

Frikismo en el Camino. Sí, también existe.

Una mini señal monísima del Camino con mano gorda. Cosas de andar a 40 y pico grados. Se te hincha todo menos el alma.

Manita a remojo. 

Llegar a Santiago es lo más maravilloso que me ha pasado desde hace mucho tiempo. ¡¡Todo los sufrimientos merecieron la pena!!

 ¡Viva la Catedral de Santiago!
Y a seguir andando por la vida, que eso sí que tiene tela.

¡Muy feliz miércoles, queridos "amigüitos"! Y un consejo, jamás hagáis el Camino de Santiago con altísimas temperaturas. Aparte de que no os vais a encontrar apenas a nadie, las posibilidades de supervivencia disminuyen notablemente.
¡¡Besos a tutiplén!!

Sylvie Tartán.

12 comentarios:

  1. Felicidades!!!! Crónica del viaje divertida. Bienvenida!!! Mercedes.

    ResponderEliminar
  2. Yo tambien hice ese ultimo tramo y fue emocionante llegar a Santiago. Es todo muy bonito y la gente encantadora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, todo el mundo es encantador en el Camino de Santiago. Habría que ver después fuera de él, ¡ja, ja! ¡Un beso y mil gracias!

      Eliminar
  3. Trakabarraka Madrid18 de julio de 2013, 11:59

    Me ha encantado tu Camino de Santiago, es algo que siempre te recomiendan hacer, pero por pereza o vagancia, no te atreves nunca. Creo que habrá que animarse.
    Y lo de llevar el glamour al Camino todo un acierto.
    Y ese pulpo a la gallega y pimientitos de Padrón un aliciente más

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sí, chicas Trakabarraka! Es una maravilla. Yo lo recomiendo SIEMPRE. ¡Un beso grande y mil gracias!

      Eliminar
  4. Genial crónica gráfica del Camino, un beso muuuuuy grande a las caminantes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Eva! Recogemos ese beso y te lo devolvemos doblado. ¡Un doble-beso!

      Eliminar
  5. El silo condicionado con el cielo me ha encantado. Qué tu fin de semana suponga el reposo de la guerrera caminante.

    Saludos, besos y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Síiiiii! Quedaba ideal, la verdad. Creo que todavía tengo agujetas, querido Alexander. ¡Un beso y mil gracias!

      Eliminar
  6. Silvia, cada día más espectacular,En primer lugar las gallinas estaban tranquilas porque los gallos estaban encerrados con candado fíjate en la foto.En segundo lugar estabais hinchados por falta de hidratación uo no miccionar pero me deduzco por los dulces, donuts que os zampastes a palo seco o por el bolso Vuitton que seguro que pesa más que una mochila Altus.besos y se buena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ja, ja, ja, Justo! Te doy la razón en todo. Todavía no tengo fuerzas para la controversia. ¡Un besito y miles de gracias!

      Eliminar