Páginas vistas en total

martes, 12 de marzo de 2013

Todo vuelve pero nunca igual. El regreso de Mad Max.

¡Uf y reuf! Quién te ha visto y quién te ve, querido Mad Max. La verdad es que nos gustas tal cuál, con mascota incluida, barba de tres días, pierna a medio robotizar, pelo alborotado y cazadora "perfecto" de asimetrías tan naturales que parecen estudiadas. Y así queremos recordarte en aquella fantástica saga de películas que auguraban un futuro tan negro como el que tenemos ahora, mira por donde. Todavía no hemos empezado a matar por el combustible pero todo llegará, querido Max, y tendremos que estar preparados para que no nos pille el toro ni aquellos animalicos de Dios que corrían por las carreteras para darte una buena tunda. 

Mel Gibson tremendamente atractivo en su papel de Mad Max. El chuchín también tenía su aquel.

Lo que nos dejaste para la posteridad fue tu look de chico malo, punk y decadente. Tu aspecto de superviviente en la jungla del asfalto nos fascinó desde el primer momento y ahora nos viene que ni al pelo como uniforme urbanita de última generación. Pero antes hay que depurarlo y refinarlo, que los años 80 fueron muy puñeteros. Y ese trabajo ya está hecho en la nueva colección del diseñador de origen vasco pero de adopción gallega José Matteos, vista en la última MBFWM, con inspiración en las armaduras de los guerreros samurais, volúmenes 3D, mezclas de vinilo y cuero ecológico. Vanguardista, impactante y perfectamente construida. 

José Matteos vende en Berlín, Tokio, Londres... Pronto tendrá e-shop y venderá también en puntos concretos de Madrid y Galicia.

Mi favorito.




Y en esta nueva era, a los pies, preparándonos para la lucha diaria, nos pondremos unos Derek Lam con tacón alto que nos permitan escalar puestos sin esfuerzo y pisar alguna cabecita. El chasis reforzado nos protegerá de las agresiones externas que son muchas y muy peligrosas. No sólo tú tienes que pelear, querido Mad Max.



Para la noche, querremos un toque más "lady" sin dejar de llevar escolta. Nos calzaremos unos Louboutine, que podremos usar como arma de destrucción masiva, parecida al boomerang de aquel niño salvaje tan adorable que compartía enemigos contigo y se los cargaba sin miramientos en menos de lo que cantaba un gallo. 


Para desplazarnos, no querremos los cacharrazos que llevabais. Elegiremos el bebé nacido del encuentro nocturno, fortuito y creemos que achispado entre un Rolls Royce y un Mini, el Mini inspired by Goodwood, atendido en su nacimiento por el Dr. Alan Sheppard, jefe de diseño interior de Rolls Royce Motor Cars, que lo ha dejado así de bonito a golpe de leche comprada en farmacia. Un capricho de sólo 1000 ejemplares para los más privilegiados.



Necesitaremos también hidratarnos después de la batalla y lo haremos con 28 Black Açaí que nos viene que ni al pelo para adoptar esta estética donde el negro no es un color sino una religión. Una bebida energética de toque afrutado y sin sustancias extrañas en su fórmula que se puede beber sola o en forma de cóctel y que satisface, en paladar y en el resto del cuerpo, en ambas modalidades.

Desfile de José Matteos.

Y como así se nos va a pasar el tiempo rapidísimo, tendremos que estar mirando la hora cada dos por tres y cada tres por cuatro. Así que llevaremos un Breitling for Bentley, Bentley Light Body Midnigth Carbon, una edición limitada a 1.000 ejemplares -chico, nos gusta la exclusividad y el número mil- súper ligero, súper deportivo, con cronógrafo de 30 segundos y no de 60 porque es más chulo que un ocho y con brazalete inspirado en la característica proa de estos coches de lujo. Ahí es nada.


Y efectivamente nada es lo que nos falta para terminar nuestra oda homenaje a Mad Max. Te recordaremos por siempre como el baluarte del glamour de carretera- post- holocausto y serás el espejo donde nos miraremos cuando todo esto se desmorone. Ave Mad Max, morituri te salutant

Sylvie Tartán.


22 comentarios:

  1. Preciosa nueva entrada de nuestra bloguera (que no bloquear) favorita. Entenderás que los chicos nos quedemos con el reloj y el mini, y nos limitemos a imaginar a nuestra chica con esos vestidos reciclados directamente del futuro imperfecto. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece perfecto y agradezco mucho el cumplido. ¡Besotes, Nauj, y mil gracias!

      Eliminar
  2. Me encantan los Louboutine y el Mini. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Incluso juntos! ¡Ja, ja! ¡Besazos y gracias, Yolanda!

      Eliminar
  3. Curiosamente, hoy, de todo lo que nos muestras, elegiría sin ninguna duda ese Mini, ¡me encanta! ¡Y por cierto!, ¡también me encantaba tu Mini!, una pena que lo sustituyeras...
    ¡Bienvenida de nuevo y un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buen gusto! Lo sustituí pero no me deshice de él. Sigue en la casa familiar y todavía lo paseo por ahí. Esa joyita dorada no podía estar en manos de extraños. ¡Besitos y gracias, Alicia!

      Eliminar
  4. Me encanta este diseñador. No lo conocia. Y encima de adopcion gallega mucho mas. sus vestidos son ideales. Tambien por supuesto el mini negro pero con familia numerosa lo dejaremos para mas adelante. Bienvenida y buena semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Síii! No os veo embutidos en el Mini, ¡ja, ja! Además sólo tiene 4 plazas.
      A mi también me gustaron mucho dos de los vestidos. A ver si pronto vende en la red. ¡Besitos y gracias, Kitty!

      Eliminar
  5. lo que más me gusta...el reloj....el coche no es de mis preferidos pero le reconozco el mérito. ;D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El reloj es muy chulo. ¡Besazos y gracias, Mininessie!

      Eliminar
  6. Fantastico el desfile y los loubotine!! Ya lo tengo en cuenta para las compras de invierno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muy Mad Max! ¡Me encantan también! ¡Un besazo y gracias doña Ladymarcas!

      Eliminar
  7. Bienvenida, te añorabamos!!!
    Yo me quedo con los Derek Lam, 'perfectos para el glamour post-holocausto'
    El Mini es precioso pero no sabría vivir con un coche que no tuviera un TREMENDOOOOOOOOOOO maletero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es que el maletero del Mini, es ¡¡¡súper mini!!! Casi no te caben las bolsas del súper siendo soltera y sin compromiso, ¡ja, ja!
      Yo también os añoraba, ¡muuuuuucho!
      ¡Gracias Mo y besote gordo!

      Eliminar
  8. Todos somos un poco "Mad Max"... y los tacones altos son
    muy aptos para los tiempos que vivimos (sobrevivimos).

    Mi enhorabuena una vez más,
    Srta. Tartán.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Y sobremorimos!
      ¡Gracias, mi querido Álex! ¡Un beso grande!

      Eliminar
  9. Respuestas
    1. ¡Gracias newshub! Son muy ad hoc para el repor Mad Max. ¡Besos!

      Eliminar
  10. Me gusta este estilo Mad Max y subida a esos taconazos pasear en el precioso Mini.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé yo si con los tacones se conduce bien el Mini. Bueno sí, lo sé. Se conduce estupendamente. ¡Besos, Kisia y mil gracias!

      Eliminar
  11. Qué recuerdos Mad Max!!! Aunque bueno yo casi casi no me acuerdo jjeejjje. Los zapatos ideales!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sí tú eres un bebé, ja, ja! ¡Muchos besitos mi querida Eva y gracias!

      Eliminar