Páginas vistas en total

lunes, 13 de junio de 2011

"La Recova", un encantador recoveco en El Rastro de Madrid.

Queridos amigos, el otro día me pasó algo inédito. Paseando por Madrid, entre carteles de "Se vende", "Se alquila", "Se regala pero quítenme la hipoteca de encima, por el amor de Dios", de pronto escuché el ruido de máquinas trabajar y supongo, que de hombres que, al menos, las dirigían.  Recordé la primera película de la saga "Transformers" y me asusté. ¿Me atacarían? Pronto vi que eran inofensivas y que, todo lo contrario, seguramente constituían un pequeño brote verde en el erial inmobiliario en el que se ha convertido esta ciudad. Y yo, ¡lo había descubierto! Estaba casi tan contenta como cuando era niña y encontraba un trébol de cuatro hojas.

Esta visión me llevó a pensar que hay personas que necesitarán en breve decorar su nueva casa, que dejarán casas vacías que ocuparán otros y que... ¿a quien no le queda un huequito en su hogar para una pieza especial?
Alentada por todos estos pensamientos positivos, cambié de rumbo, me introduje en las fauces del Metro y dejé que, entre bamboleos, me transportara al centro. En concreto, al barrio de La Latina.

http://colectivolalatina.org/wordpress/

Y ya sabéis que soy amante de los objetos de antaño, que para mi un hombre mayor no es un viejo sino un "hombre vintage" y que abogo por la vuelta a las antiguas costumbres y modales, "O tempora, o mores!" Así que me encaminé toda contenta a un lugar que desde hacía tiempo quería conocer personalmente: LA RECOVA, http://www.recova.es/.  Hasta ahora mi curiosidad había sido virtual -por internet- y virtuosa, -aún no había caído en ninguna de sus tentaciones y no por falta de ganas. Pero hoy LA RECOVA me esperaba con las puertas abiertas y tenía intención de zambullirme en ella, ¡literalmente!


¡Ay, queridos lectores! ¡Qué rincón más ideal y divertido descubrí! Me entraron ganas inmediatamente de instalarme aquí a vivir como maniquí de los años 70, porque, aunque no pudiera moverme del escaparate durante varias horas al día, me lo iba a pasar bomba, ¡seguro!

Un antiguo pero activo Seiscientos es utilizado como mostrador.
Con una sonrisa en la boca, entré en este "retro bazar" y África y Luis, cordobesa y madrileño respectivamente, pareja bien avenida donde las haya y propietarios de La Recova, me recibieron felices de poder contarme la historia de este encantador rincón del Madrid más castizo, que han tenido el buen gusto de crear. 
Ella, restauradora y él, filólogo y profesor, se unieron en cuerpo y alma, hace un par de años, para crear La Recova y cubrir un hueco que faltaba en la zona de El Rastro. Sí, todavía había nicho de mercado, queridos amigos.

Luis y África, África y Luis.
Pero...¿qué es La Recova? La Recova es una retroalmoneda que acoge piezas de segunda mano, piezas de los años 50, 60 y 70 así como diseño nórdico e industrial, combinando maderas, hierro y acero, formica y plásticos con tapicerías originales, buenos acabados y piezas artesanales. Se vuelcan en lo funcional pero sin olvidar lo decorativo con toques de vivos colores que dan al ambiente un aura apacible pero con destellos mágicos. 

Sus lámparas son maravillosas.
Me contaron que cuando abrieron en marzo de 2009, eligieron un local chiquitín y que recientemente se mudaron a este otro que hoy os doy a conocer en la Plaza del General Vara de Rey, número 7, en Madrid.
Su filosofía e intención es dar a conocer piezas anónimas, (casi ninguna de ellas suele tener firma), con la finalidad de llegar al público en general, con precios muy económicos pero siempre basándose en el diseño y el color. Así que apuestan por piezas originales y las mezclan sabiamente con reproducciones de los mismos años. El resultado es sencillamente ¡perfecto!


Podemos decir que en La Recova le dan una segunda oportunidad  a los muebles de nuestros antepasados más cercanos, modificándolos si es necesario para darles una segunda vida adaptada al siglo XXI, pero con el estilo inconfundible y delicioso propio de épocas pasadas.
¿Qué tenéis un mueble de estas décadas y no sabéis qué hacer con él? Comentádselo a estos chicos y ellos os aconsejarán sobre la mejor forma de restaurarlo. La Recova, cual barquero Caronte de la mitología griega, facilita el paso hacia la Otra Vida a los cachivaches más divertidos que la merecen.


Además, se pueden vanagloriar, doy fe, de haber conseguido mantener precios bajos y asequibles, popularizando este tipo de muebles entre todo tipo de bolsillos. Pregunté el importe de varias piezas y lo confirmé. Me interesé por la de menor precio y por la de mayor. La primera, decidí llevármela para casa, un psicodélico portavelas de los años 60 y la segunda pensé que tendría que esperar a un mejor propietario, pero os aseguro que su precio no me escandalizó en absoluto. ¡Bravo por estos chicos!


En La Recova adoran los años 50, 60 y 70, como os he dicho, pero hacen también alguna concesión, excepcional eso sí, a los años 20 y 30. ¿Por qué? Por que de éstas dos últimas décadas ya hay más establecimientos especializados y sobre todo porque encarecería el precio medio que aquí se ofrece.


Ésto aporta la ventaja de que, al ser los precios más bajos de lo habitual, la rotación de piezas es mayor al haber más movimiento de venta, con lo cual, si te pasas por La Recova una vez al mes, probablemente, tengas muchas novedades y algunas pérdidas irremisibles por no haber sido rápido en tu decisión de compra. Y es que estos chicos, aparte de la buena publicidad que se hacen con su trabajo y simpatía, son habituales de la revista AD, el "vogue" de la Decoración como le llamo yo, y claro, entre ésto y el boca a boca, no hay manera de que algo aguante a la venta mucho tiempo.

Mi abuelo tenía una lámpara igual en su despacho. ¡Qué recuerdos!
Otra de las exigencias de África y Luis es que todo esté impecable, por eso cuando entras, parece que estás en una casita de cuento y empatizas con ellos cuando te dicen que hasta han llorado al vender algún objeto con el que estaban encariñados.
"Nos gusta más comprar que vender", me dijeron, ¡y qué bien les comprendí sentada en una silla francesa de escay rojo de los años 50!

El cristal es uno de su puntos fuertes.
Como anécdota os cuento que, tanto África como Luis, cuando vuelven a ver a un cliente al que le han vendido algo, le preguntan por ello, para saber qué tal está, dónde lo han colocado... En su facebook tienen una sección titulada "La recova en tu casa", en la que los clientes enviamos la foto del mueble o pieza que hemos comprado, en su nueva ubicación. Sólo quieren quedarse tranquilos sabiendo que tanto el cliente como su adquisición son felices juntos.
La Recova en mi casa sobre un Globe y frente a un Palazuelo. ¡Podéis estar tranquilos, chicos!
La mayoría de las piezas las compran en Francia, donde me cuentan, encuentran también objetos de otros países y donde la cultura de la almoneda es muy madura, fluída y sobre todo profesional, pero por supuesto, cuando se desplazan a cualquier rincón del mundo están alerta, buscando maravillas que traernos.

Costurero francés de los años 60.

Me chifla este sifón.
Y vayamos a lo práctico. ¿Cuándo podemos pasarnos por aquí? A excepción del lunes que es el día en que África y Luis "descansan", podemos acercarnos todos los días de la semana durante toda la jornada. Y los sábados y domingos, sólo por la mañana. Y si, por cualquier causa de fuerza mayor, solo puedes venir un lunes, habla con ellos porque puede ser que hagan una excepción y puedas concertar una cita en La Recova sin problema.


Si no vivís en Madrid, ¿podéis comprar en La Recova? Pues sí. Aunque la web no está diseñada como una tienda on line al uso, podéis contactar con África y ella os explicará, os dará medidas y todas las características que queráis. Y si os decidís a comprarla, os enviarán la pieza seleccionada.
Además, a final de mes, siempre hay descuentos, ¡las Recobajas! Si te suscribes a su boletín mensual, te enterarás de qué cositas se han rebajado y qué novedades han entrado. 
Me enamoré de esta fina lámpara francesa.
¡Aún no he terminado! Esta pareja ejerce de mecenas del arte, ya que, en el espacio La Recova se exponen pinturas de artistas noveles, con precios similares al del resto de piezas y que van cambiando en cada temporada para que no os aburráis con nada.

Silla de arquitecto de los años 50.
Y ahora sí termino. Deciros que nos os arrepentiréis de vuestra visita a La Recova y que, si os gusta, como a mi, viajar en el tiempo hacia atrás, mejor que sea de la mano de H.G. Wells y su máquina del tiempo o de gente encantadora como estos chicos, que os guíe con cariño en el periplo. ¡No lo dudéis!

Luis, Sylvie y África.
Como siempre, os recuerdo la dirección que hoy os recomiendo.
LA RECOVA.
Plaza General Vara de Rey, 7.
Madrid.
911283894 - 667713654
¡A disfrutar y comprar!¡ Muy feliz semana!

Sylvie Tartán.

21 comentarios:

  1. Todo un acierto Sylvie,mis años "fetiche"...El cristal,las sillas...me gusta toditooo...Un beso

    ResponderEliminar
  2. Mis dos pasiones,las plantas y las almonedas. Conocía la Recova por el AD,tienen piezas ideales. Me gustan los 60.Besitos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué monada, Sylvie! Me encantan todo esos colores y ese ambiente. ¡¡¡¡Ideal!!!

    ResponderEliminar
  4. Hola Sylvie!me estas pegando el amor que tienes por esos rinconzuelos de anticuarios y almonedas...Quizas para nuestro nuevo piso nos pasemos por ahi. Besos!

    ResponderEliminar
  5. Por fin una referencia a la casa...me encanta lo que tienen. En mi proximo viaje a Madrid, no dudaré en acercarme.

    ResponderEliminar
  6. Es muy mono lo que te has comprado, y todo lo que nos presentas. Y si encima los dueños son encantadores...

    ResponderEliminar
  7. Con el tema decoración me has tocado la fibra sensible. Me ha encantado la entrada!!!
    Lo que no logro imaginarme, y mira q lo estoy intentando, es a Sylvie en el metro y en el Rastro de Madrid...jajaja. Seguiré intentándolo.

    ResponderEliminar
  8. ¡Muchas gracias por vuestros comentarios! Los dueños son tan encantadores como los objetos vintage que venden, ¡palabra de Sylvie! Tienen cosas ideales. Yo estoy pendiente de su boletín para ver si encuentro con qué rellenar los centímetros cuadrados que tengo libres en mi apartamento.
    Sylvie va en metro... para aportar un poco de glamour al transporte público madrileño, ¡ja, ja! En serio, voy porque es lo mejor cuando tengo que hacer varias cosas en sitios diferentes de Madrid y en una sola tarde o mañana. Para llegar a tiempo a todas mis citas, ¡sólo tranporte público! Y no me ha pagado Esperanza Aguirre para decirlo. ¡¡¡Besitos!!!

    ResponderEliminar
  9. Hola Sylvie. Soy el padre de Áfrika y te felicito por tu estupendo reportaje. Se nota que tienes oficio, que sabes lo que te gusta y que lo que te gusta lo haces bien. Todo un mérito loable.

    He puesto el enlace de esta entrada tuya en mi blog pero la foto escogida de entre todas no he sido capaz de ajustarla por estar en un sistema que blogger no subía.

    Saludos de Pruden

    ResponderEliminar
  10. Pruden, ¡mil gracias por tus palabras! Eso lo primero. Yo te mando la foto que quieras y si necesitas que la reduzca de tamaño, no hay problema, es de las pocas cosas que sé hacer. Escríbeme si quieres a contacto@unefrivolite.com. Y enhorabuena por ser el papá de África, que no es poco porque es un amor de chica. ¡Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  11. me encanta el 600 de mostrador...un artículo muy interesante Silvye!! besitos!

    ResponderEliminar
  12. Me uno a los demás comentarios, por fin una entrada para enseñarnos antiguedades. No entiendo como la gente sigue comprando en Ikea... Besos Sylvie y sigue deleitandonos con este blog

    ResponderEliminar
  13. ¡Gracias por vuestros comentarios! El seiscientos es ¡total! ¡Me chifla! Y bueno, la verdad es que mientras mezcles tampoco está tan mal comprar alguna cosa en Ikea. El diseño nórdico está muy de moda. ¡Besitos!

    ResponderEliminar
  14. Ya que se ha abierto el debate. No estoy en contra de Ikea...pero creo que ha hecho un daño horrible, ahora todo viene sin montar, juguetes, lamparas, incluso el cochecito del bebe...y todo de marca, como no seas un manitas estás perdido. Enhorabuena por tu entrada.

    ResponderEliminar
  15. Sylvie que olfato tienes !! el tema me viene como anillo al dedo , precisamente, quiero cambiar la lámpara de mi habitación y estoy buscando unas de colores de los años 60 ¡genial!!.Por cierto,en el AD del mes de Junio encontramos a unas de nuestras favoritas Ouka Lele. besitos

    ResponderEliminar
  16. Encantadora Sylvie, gracias por mantenernos estos días ocupando la portada de tu blog. Sabes que te consideramos parte de la gran familia de La Recova porque fomentas su crecimiento.
    Desde La Recova agradecemos, también a todos los comentaristas, las palabras a Sylvie porque en cierto modonos sentimos halagados.
    Os invitamos a que nos visitéis, siempre seréis bienvenidos!! Un abrazo, Luis y África.

    ResponderEliminar
  17. Estoy de acuerdo con lo de Ikea, ¡yo tuve que montar hasta una escobilla para el inodoro! ¡Os lo juro! Pero bueno, alguna cosita tienen que no hay que montar. Las perchas, por ejemplo, ¡ja, ja!
    Me alegro Snowie que te resulte útil la entrada.
    Y qué deciros África y Luis, ¡muchísimas gracias a vosotros por acogerme a mi y al Purgatorio con tanto cariño y profesionalidad! ¡Feliz fin de semana para todos!

    ResponderEliminar
  18. ¿ex-opositora a Notarías?... jajaja, enhorabuena por el blog.

    ResponderEliminar
  19. ¡Y enhorabuena por las Notarías! Que no las conseguí pero fueron los estudios que mayor sedimento intelectual me dejaron, ¡como para no ponerlo!
    ¡Muchas gracias por tu comentario! ¡Besos!

    ResponderEliminar
  20. Saludos, sοlο deciгte quee me ha encantado еncontrar tu blog en bing.
    saludetes!

    Alsso visit mу blog :: bolsos carritos bebes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Me pasaré por el tuyo. ¡Un abrazo!

      Eliminar