Páginas vistas en total

lunes, 9 de enero de 2012

Le Monde Chic News. Tu periódico chic.

Editorial.
Queridos lectores, iniciamos un nuevo año no sin malas noticias en el mundo de la información: Publicaciones que cierran de la noche a la mañana, amigos periodistas que se quedan en el paro, otros a los que les bajan el sueldo o no cobran lo que por Ley y categoría les corresponde... Desde aquí les deseamos suerte y ánimo a partes iguales a todos los que están sufriendo estas circunstancias. Por desgracia y por el momento no podemos contratar a más gente en Le Monde Chic News, pero nos gustaría y... ¿quién sabe?A lo mejor un día damos el salto al papel y necesitamos más contenidos y un buen departamento de publicidad. No faltarían buenos profesionales y amigos a los que contratar. Hasta entonces, no dejemos de comprar periódicos y de mantenernos bien informados de todo. ¡Sobra carnaza en este país! Regodeémonos en ella y disfrutemos con el barro.

Dramático cierre de medios de prensa.

Pero para eso tendremos que consultar otro tipo de periódicos. Le Monde Chic News no conoce ni barro ni carnaza, ni escándalos ni corrupción. Somos comunicadores de noticias chics.¡Nada más!

Opinión.
En este querido rotativo, como ya sabéis, somos de la antigua escuela, fieles a las tradiciones y amantes de lo carca. Y si los becarios tradicionalmente han sido contratados para servir los cafés, no seremos nosotros quienes rompamos la tradición. Eso sí, al nuestro hemos querido facilitárselo todo lo posible. Tampoco es plan de que se pase toda la mañana haciendo capuccinos, café macchiatos, café latte, bombón, etc. Hay muchas más cosas que hacer y limpiar en la redacción. Por eso, para que tenga más tiempo y esté más feliz, le hemos comprado la cafetera Dolce Gusto decorada por la diseñadora Ághata Ruíz de la Prada que a nosotros nos encanta. ¿Será por que uno de nuestros gurús periodísticos es su marido, Pedro J. Ramírez, el director de El Mundo? Habrá que psicoanalizarlo...

Cafetera Dolce Gusto en plena faena y mug Royal Albert.
Con esta adquisición matamos varios pájaros de un tiro, ya que nuestro becario no se deprime entre filtros, borras y achicoria, los cafés con caramelo, los ricos tés de melocotón, los chocolates, etc salen calentitos en medio minuto y sin manchar nada y, sobre todo, nosotros estamos contentos y con el ánimo subido gracias a la cafeína y los colores de nuestra cafetera. Ideal para oficinas en las que los empleados han sido presa del aburrimiento, la desidia y el mal humor, o sea, ¡ideal para casi todas!

Economía.
Que síiiiiiiiiiiiiiii, que ahora somos muy ecologistas y nos tenemos que llevar nuestra propia bolsa a todas partes. A este paso, tendremos que llevarnos de casa la bolsa de los mareos para poder vomitar a gusto en el avión, ya veréis. O a lo mejor nos la ponen reciclada, ¡vete tú a saber! En fin, no quiero haceros pensar en escabrosidades escatológicas pero es que soy bastante reticente a considerar la bondad de este tipo de medidas.
Hace no mucho, en la T4 de Madrid pedí una bolsa y me advirtieron, casi me amenazaron, de que costaba 20 céntimos. No recuerdo si ese día iba vestida estilo homeless o similar porque la señorita se quedó extrañadísima de que hubiera decidido adquirir tan preciado y plasticoso tesoro y no ir con mi caja de chocolates en la mano. El caso, amigos, es que desde entonces invierto en bolsas y no en la Bolsa, dadas las circunstancias. ¡Y no me va mal! ¡Ya tengo un montón! Y todavía conservo la de los 20 céntimos. Seguramente en este año y sólo con ella, obtenga unos dividendos de 10 céntimos con la subida de precios y la inflación.

Podría decirse que ya soy "rica". Chicos, ¡un buen partido!
Pero yo lo que quería comentaros es que las chicas monas, desde que se implantó esta moda de cobrar lo incobrable, no vamos con bolsas de plástico colgadas al hombro por muy valiosas que éstas sean, sino con shopping bags de tela. Ahora hay multitud de marcas que han sacado su versión ecológica y chic para que podamos ir al súper, a comprar el periódico y nuestras revistas de moda o a cualquier otro sitio, ideales y sin perder un ápice de compostura y glamour.
A mi los Reyes Magos (esos señores a los que yo les doy el regalo pagado por mi y ellos me lo colocan debajo del árbol para sorprenderme) me han traído un bolsón precioso de See by Chloé que he comprado en Parisienne (Pontevedra).

A juego el neceser. ¡Monísimo!
Chicas, y chicos también por supuesto, imprescindible que sea algo divertido. Prometo abordar el tema y presentaros varias propuestas. Y ya sabéis, las de plástico guardadlas debajo del colchón que valen mucho y así no tenéis que declararlas a Hacienda.

Sylvie pillada por paparazzi haciendo la compra, con bolso chic y dos kilos de más en el cuerpo, que no en la bolsa. 

Salud e higiene.
¿Hace cuánto tiempo no os dais un baño espumoso? ¿Desde que eráis pequeños y vuestra madre os llenaba la bañera y os colocaba en la línea de flotación barcos, patitos de goma y demás objetos marítimo domésticos? ¿Por qué no recuperáis el placer de un buen baño calentito y lleno de espuma? ¡Yo soy adicta a ellos! En contra de todos las recomendaciones ecologistas para ahorrar agua, soy asidua a montarme el spa en casa. Mis últimas adquisiciones para aumentar el disfrute corporal y espiritual a través de este preciado líquido que nos da la vida, son los geles de Sephora.


Almizcle y almendra, te verde con limón y grosella madura han sido los aromas elegidos para el comienzo de mi temporada de baños. Eso y un chorrito de ginebra y la inmersión será perfecta.
Bromas aparte, (ni se os ocurra echar alcohol al agua), complemento mi ritual de lavado y desestrés con el jabón de oliva de The Body Shop , ultra mega hidratante. Os aseguro que cuando salgo de la bañera, he dejado parte de mi en ella, y las pocas células que todavía perduran en mi piel huelen de maravilla, están sanotas, contentas, limpias y frescas.
Os invito a que esta noche llenéis vuestra bañera si es que no la habéis transformado irremisiblemente en ducha, le echéis sales de baño, aceites esenciales o un buen puñadito de gel y os introduzcáis en ella lentamente. Unas cuantas velas alrededor y la relajación será total. Os prometo que dormiréis como bebés y os olvidaréis de todas las tensiones del día. El chupito de ginebra también puede ayudar.

Cultura Gastronómica.
Imprescindible, absolutamente imprescindible, es que mis lectores más avezados en el mundo de la cocina se compren esta joya del buen gourmet: El Larousse Gastronomique. No es un libro, es una completa enciclopedia que se publicó por primera vez en 1938 y llegó a España en 2004. En su edición de 2011, ampliada, revisada y renovada tenéis más de 4.000 artículos, 3.000 recetas, un buen puñado de fotos y firmas tan distinguidas en el exclusivo círculo de los que dedican su sabiduría a dar placer al paladar como Aduriz, Adrià, Juan Mari Arzak, Sergi Arola, Carme Ruscalleda, Beresategui y un largo etcétera de maestros de los fogones.



Si creíais que lo sabíais todo... esta enciclopedia puede hacer tambalear vuestra autoestima cocinera pero no por ello os va a resultar menos útil. Aprovechaos de las confesiones que tan excelsos chefs han decidido hacernos en este precioso volumen.

Salud y Ciencia. 
Desde el Ministerio de Sanidad (ése creo que no se lo han cargado) están harrrrrtos de recomendarnos con escasísimo éxito que no nos automediquemos, que podemos meter la pata, que lo que es bueno para tu vecina, a lo mejor no lo es para ti. Y nosotros seguimos tragando pastillas a troche y moche y sin ningún tipo de cargo de conciencia. Y es que de medicina parece que todos sabemos un poco. ¡Hasta yo recibo consultas médicas! Pero eso no es lo peor,  ¡lo peor es que las resuelvo y que ya tengo un grupito fiel de pacientes!
Volviendo a nuestra adicción a las pastillas de colorines me ha encantado y espero comprarme en breve el modelo de Longchamp, diseñado por Jeremy Scott. Toda una provocación para ir a la consulta del médico o a la farmacia y decirles que todos son antibióticos y sin receta, ¡ja!

Le Pliage Pills bag, edición limitada.

Y por ahora, nada más, queridos lectores. Se cierra este periódico pero espero que no de forma definitiva a pesar de la que está cayendo. Desde Le Monde Chic News tenemos la esperanza de haberos arrancado una sonrisa, que no la ropa de momento, y también aspiramos a teneros de nuevo entre nosotros, a ser posible como lectores y no en la sección de obituarios.
Está claro que he regresado de las vacaciones con el sarcasmo subido de tono. En todo caso, ¡¡un beso grande y que disfrutéis de una semana muy feliz!!

Sylvie Tartán y Redacción. 

17 comentarios:

  1. Me gusta todo lo que propones!!!Con esa bolsa ideal,odiaría menos hacer la compra.
    Si necesitas otra becaria,aquí me tienes.Besos

    ResponderEliminar
  2. Lo que daría yo por disfrutar de uno de esos baños relajantes de los que hablas y salir oliendo de maravilla... Seguiré soñando con ellos pq además de tiempo me falta la bañera!!! jejeje

    ResponderEliminar
  3. ¡Gracias Kisia! Tendremos en cuenta tu ofrecimiento, ¡ja, ja!
    ¡Rebienvenida Place! Veo que has encontrado un huequito para leer. ¡Eso está bien! Espero que el súper peque siga maravilloso. Él sí va a echar de menos la bañera cuando se haga más mayor. ¡¡Besitos a las dos y gracias mil!!

    ResponderEliminar
  4. Que guapisima estas...y no me creo lo de los kilos!!!! Me encanta la bolsa con print animal para ir al super. Me he reido un monton con lo de la bolsa de plastico porque a mi tambien me ha pasado y pense "seré la unica que las compro y contribuyo a la contaminacion...?"

    ResponderEliminar
  5. Dos kilos,Sylvie...¿dónde? ¡Estás monísima!
    Me encanta ese bolsito que te han regalado.
    Y lo de las bolsas.... Si yo te contara de lo que es capaz la gente de hacer, por no comprar una bolsita de 3 céntimos...¡Sé que hay que ahorrar! Pero si se te olvida llevar una bolsa...
    Me encanta como siempre tu artículo y sobre todo tu gran sentido del humor.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  6. Silvie! que reyes mas majos y concienciados tienes!Me alegra mucho saber que has estrenado ya cositas.
    Por Dios un baño de esos es lo que necesitamos todos! y es un lujo que todavía nos podemos permitir (las que tengamos bañera)!!! y que pena que no puedas transmitir los olores, ya me lo imagino :-)
    Besotes

    ResponderEliminar
  7. Fantástica tu shopping bag... te copiaré la idea para recuperar un poquito de glamour, porque yo tengo que confesar que soy de las que a la hora de comprar una bolsa de plástico me transformo en una 'rataavariciosa' y, aunque le acabe de dar un palo monumental a la visa, soy capaz de salir de la tienda haciendo equilibrios con todos los paquetes por no pagar los centimos de la bolsa. En mi entorno no lo entienden, y yo cuando lo racionalizo tampoco... pero no puedo evitarlo.

    ResponderEliminar
  8. Que idela todo!!! pero que pereza el Larousse culinario...

    ResponderEliminar
  9. Si has engordado dos kilitos,los míos son kilazos,ja,ja...Muy buena idea la shopping bag y no solo para ir al super.
    Pero....Te atreves con el Larousse????Besitos.

    ResponderEliminar
  10. Soy una incondicional del sarcasmo y, en especial, del tuyo. beso!

    ResponderEliminar
  11. ¡Mil gracias, chicas!
    Kitty, créetelo porque los kilos siguen conmigo aquí y ¡¡no se quieren ir!!
    Lo sé Mar, la gente es capaz de ir haciendo malabares por no comprar la bolsita, ¡ja, ja!
    ¡Gracias, Eva! Sí, yo soy incapaz de "guardar" cosas para estrenar. Las estreno rápidamente. No las suelo dejar para que me entierren con ellas.
    ¡Ja, ja, Mo! Si es que el hecho de que te cobren la bolsa fastidia, eso está claro. Intenta llevártelas de casa y así evitas los equilibrios y darles el gustazo de cobrarlas.
    Ladymarcas, el Larousse es para gente que cocina. ¡No es mi caso tampoco! A mi lo que me gusta es comer lo cocinado por otros.
    Mami, ¡claro que no me atrevo! Ya me conoces. Pero me parece una estupenda idea para regalar a los cocinillas.
    Muchas gracias Patry, ¡y yo soy incondicional del tuyo!
    ¡¡Un besazo para todos y muy feliz día!!

    ResponderEliminar
  12. Me encantan la cafetera y la tacita....mi bañera por desgracia se ha convertido en ducha snifff!
    (abuela esta no te la perdono! :D )
    la bolsa... de tela mejor,aunque a veces no quede mas remedio que gastarse unos centimos XD ,pero esa de las pastillas es una provocación ja ja ja!
    besitos!!!

    ResponderEliminar
  13. Qué idea más buena que me acabas de dar, en cuanto acabe de trabajar, me voy a mi casa a darme un baño de los que pasan a la historia.
    Un post muy bueno.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. ¡Gracias Mininessie! La verdad es que todos caemos con las bolsas. Yo, ¡la primera!
    ¡Mil gracias,Thais! Acabo de abrir el grifo y en cuanto se llene la bañera me tiro en plancha. ¡Estoy muerta!
    ¡Un besito y muchísimas gracias a las dos!

    ResponderEliminar
  15. Me he reído un montón!!me encanta lo de la propia bolsa del vómito para el avión.
    Y por supuesto me quedo con jeremy scott, como buena fan ya tengo uno de sus irrepetibles para longchamp, sólo que el mío con huesitos...y no porque sea una perr...bueno que me desvio.¡Estás ideal!y sigue así!!!! :)
    besosssssssssssssssss mil

    ResponderEliminar
  16. Pus mira, Silvie, yo he sido siempre más de ducha que de baño...pero eso que escribes para relax suena bien, pero que muy bien...y tampoco soy mucho de Gin...pero eso sí, un sorbito de la Bombay (de la botella blue of course)...pues no viene mal!!

    Un beso, amiga!!

    ResponderEliminar
  17. ¡Gracias Amai! Me había olvidado de contestarte. Me chifla tu bolso de huesitos. Gracias a ti sale en el blog.
    ¡Pruébalo, Tirador! Yo llevo practicándolo años y es un gustazo. Luego te metes en la cama y te quedas frito. No hay estrés que no ataje el agua ardiendo y unas buenas sales, aceites o geles bien perfumados. ¡Un besazo a los dos y mil gracias!

    ResponderEliminar