Páginas vistas en total

miércoles, 17 de abril de 2013

Al final, todos bajo tierra...

Sí, amigos, creo que no os descubro nada si os digo que la cosa acaba mal y para todos, aunque no de la misma manera, que hasta para morirse hay que tener suerte en la vida. Lo que está claro es que en ningún caso existe forma de escapar a los designios de esta señora delgadurria fiel a su outfit de túnica negra con capucha y que adora como complemento principal la guadaña en lugar de llevar un buen accesorio de gama alta. Puestos a escoger preferiría morir de un bolsazo propinado con un Birkin a hacerlo con el cuello rebanado con ese proletario instrumento.

La Muerte no ha variado su atuendo en siglos. Todo un ejemplo de estilo propio, ¡ole, ole y ole!

 Lo que os decía, ni liftings, ni bótox ni ácido hilaurónico en cantidades industriales. Todos espichamos de una manera u otra y es algo que no llevamos demasiado bien, especialmente cuando la muerte le toca a un ser querido: uno de los peores tragos que nos toca sufrir en la vida a la mayoría y en el mejor de los casos (el otro ya os imagináis cuál es). Para sobrellevar tamaña tarea no hay fórmulas mágicas y uno nunca está del todo preparado.  El dolor viene en el momento o después, pero viene sin piedad.

En México todo es distinto. ¡Suerte que tienen!

Pero no os quiero poner tristes hoy sino todo lo contrario ya que os quiero recomendar un libro que nos ayuda a ver la muerte de otra manera, que se lee en un plis y que viene con la garantía y la cuidadísima estética de la editorial Comanegra: "El Tiempo del Loto" de Tew Bunnag.


Tew Bunnag (Bangkok, 1947) trabaja activamente en su fundación -dedicada a cuidar y acoger enfermos en fase terminal entre otras cosas- y en este libro nos habla de una manera tremendamente delicada y amena sobre el hecho de la muerte y de cómo tenemos que abrazar el dolor de la pérdida de un ser querido para poder continuar con nuestra vida. A uno de los protagonistas de la historia le pasa lo que a muchos: "Obcecado por la ciudad y la oficina, se había olvidado de las estrellas" así que este pequeño libro os hará pensar, encontraréis en él gran sabiduría, hará que veáis la muerte de otra manera y, lo que es casi más importante, ¡la vida!

Primer capítulo, aquí.

Besos tartánicos, mis mejores deseos para vuestra salud y que paséis una tarde espléndida mientras podáis.

Sylvie Tartán.

6 comentarios:

  1. Hermoso! Silvia, y hasta divetido.
    Mucho meíto considerando el tema!
    Pienso seguir tu recomendación y leer el libro.
    Gracias.
    Besos.
    Mercedes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Mercedes! Me alegra que te haya gustado. ¡Un besazo!

      Eliminar
  2. Ja,ja yo tambien preferiría que esa señora llevase un accesorio más chic. Leeré el libro.Besos.

    ResponderEliminar
  3. Como dicen por ahí arriba en un comentario: Hermoso aún considerando el tema. Yo no lo podría expresar mejor.
    Corriendito que voy a hacerme con un ejemplar, que viniendo de ti la recomendación, ya estoy tardando. Especial mención tiene la portada, sin pretensiones pero muy elegante.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Eva! Sí, a mi todos los libros de esta editorial -que he leído hasta ahora- me han gustado. ¡Un besito grande!

      Eliminar